Electroménager Ixina

Las parrillas

Para sus parrillas, ¡en IXINA, tiene de donde escoger!

Opte por el tipo de energía que más le convenga: gas, electricidad (fundición, vitrocerámica, inducción) o mixta. Nuestros asesores le ayudarán a elegir la solución ideal.

 

Elegir la parrilla adecuada

IXINA propone una amplia gama de posibilidades, en función de sus necesidades y preferencias. Puede ser de gas, de vitrocerámica o de inducción. Una vez que haya escogido el tipo de tecnología que desea, podrá acotar su selección en función de las dimensiones (60, 70, 90 cm) o de la cantidad de zonas de cocción (2, 3, 4 o 5).

tables de cuisson
tables de cuisson

La parrilla de inducción Para lograr una cocción precisa, rápida y económica sin ningún riesgo

¿Es exigente con los resultados? En ese caso, no hay duda, opte por la inducción.
La inducción tiene muchas ventajas, como la flexibilidad y la precisión de cocción que se logran al mantener una temperatura constante. La cocción es rápida y requiere menor consumo de energía (Inducción: +/- 4 min 0.225 kWh vs. gas: +/- 10 min 0.270 kWh).

tables de cuisson
tables de cuisson

Además, puede cocinar sin ningún riesgo gracias al sistema de protección contra el sobrecalentamiento y a las perillas de seguridad para los niños. Y por si fuera poco, es de fácil mantenimiento: le bastará con pasar una esponja rápidamente.

La parrilla de gas El modo de cocción preferido de los puristas

¿Dispone de una instalación de gas y le gusta el método de cocción tradicional? Opte por la parrilla de gas Durante mucho tiempo, el gas fue el método preferido de los chefs: controlando la llama del gas se pueden cocinar los alimentos a fuego lento, o bien cocerlos a fuego alto. Actualmente, es frecuente encontrar parrillas que combinan gas y electricidad. De modo que todo es posible.

tables de cuisson
tables de cuisson

La parrilla vitrocerámica De uso sencillo y fácil de limpiar

Ideal para los pragmáticos, esta parrilla es de uso fácil y se limpia en un abrir y cerrar de ojos. La parrilla propone dos tecnologías: las placas radiantes, que calientan por radiación, y las halógenas, de mayor intensidad, que calientan por impulsos sucesivos.